Residencia,Canina,Madrid,recomendada,Boadilla-del-Monte,Las-Rozas,Pozuelo-de-alarcón,Aravaca,Majadahonda,Valdemorillo,Sevilla-la-Nueva,Brunete,Perro,El-Escorial,Villanueva-de-la-Cañada,Villafranca, La-Finca,Montepríncipe,Montealina,Monterozas,Peñascales,adiestramiento,hotel

RESIDENCIA CANINA EN MADRID

ADIESTRAMIENTO DE PERROS

hotelcaninomadrid, hotelperrosmadrid, residenciacaninamadrid,centrocaninomadridccam99

Blog de Educación y de Adiestramiento Canino

ENTRENAMIENTO CLICKER

Conceptos básicos del entrenamiento con clicker

Por Arsenio Menchero

 

CLICKERTRAINING, CLICKER
El "Entrenamiento con Clicker" (Clickertraining) se basa en el concepto de que, tras haberse establecido por condicionamiento de estímulos (Condicionamiento Clásico de Pavlov) la asociación entre el sonido del clicker y el reforzador primario (al principio comida), es posible marcar con dicho sonido el instante preciso del comportamiento que se desea reforzar. Para mantener el valor del "Clic", éste siempre debe seguirse de comida. Y es evidente que para lograr enseñar al perro acciones concretas, es necesario un buen manejo del Timing (instante de clickear, ritmo de clickeo, manejo de las pausas, etc.).

Con CLIC-COMIDA (*C-C), se comienza premiando actitudes elementales. Primeramente hay que construir dos comportamientos base: Concentración a un Target (los ojos o la mano del guía, por ejemplo) y Movimiento. Hay que procurar en cada sesión que exista un cierto equilibrio entre ambos. Así, el perro está muy concentrado pero poco activo, haremos más *C-C cuando se mueva (en rectas y en giros) que cuando se halle inmóvil y tenso.

Al inicio del entrenamiento de cada nuevo comportamiento, se lleva a cabo un esbozo del mismo reforzando con *C-C las "aproximaciones sucesivas" al final deseado (Técnicas Captura y de Moldeado). Dividiendo esta "maqueta" de conducta en partes muy pequeñas (Micromoldeado) y perfeccionando cada una de ellas con Clickertraining, se puede alcanzar un alto grado de precisión en acciones verdaderamente complejas. 

Para construir comportamientos más complejos se utilizan atajos como el Luring y el Targeting para direccionar al perro. Cuando una conducta se desarrolla con facilidad, se  pone bajo el control por el comando.

Expondremos a continuación algunos conceptos básicos en el entreamiento con clicker.


* ESCENARIOS: La vida del perro, como la del lobo, se desarrolla instintivamente en tres escenarios diferentes:


1. Manada: Representa el espacio físico y mental de descanso del perro. Las grandes manadas de lobos de los inmensos espacios abiertos del ártico habitan en manada y organizan su sociedad adoptando una estructura jerárquica, piramidal, dirigida por un individuo (super-alfa), el líder. La existencia del lobo ibérico, en cambio, acosado y con poco territorio, transcurre frecuentemente en soledad.

El perro de familia identifica estar en manada con alojarse en nuestro hogar. Y, de entrada, está instintivamente tan predispuesto para asumir un estilo de vida tipo "lobo de Yellowstone" como para vivir tipo "lobo de Zamora". Dicho de otra forma: si tiene sus necesidades cubiertas, nuestro perro será feliz tanto si vive suelto por toda la vivienda, interactuando con todos los miembros de la familia (recordemos que, para el perro no lo son nuestros familiares y amigos), cuanto si descansa en una jaula o en una kennel. 

Partiendo de esta base, escojamos cada cual entre una y otra manera de enseñar a estar a nuestro perro, según su personalidad y la nuestra. Si el perro está suelto, tendrá que respetar normas. Si está guardado, habrá de aprender a estar tranquilo. En cualquier caso, sólo si le enseñamos a mantener su energía baja en nuestro domicilio disfrutaremos todos de una convivencia apacible. Los perros sosegados se adaptarán bien a la primera forma. A los ejemplares más activos les será más fácil mantenerse en orden si se sienten contenidos.  


2. Tránsito a los territorios de caza: Cuando los lobos (y los perros salvajes) se dirigen en busca de presas, procuran ahorrar energía para llegar descansados y tener éxito en la caza. Toda la manada sigue al líder, el único Target importante en el transcurso del viaje, pues nadie espera al individuo que se distrae y queda atrás. Este escenario natural corresponde a nuestros deplazamientos por la calle, un entorno también de energía baja, donde el perro debe atender únicamente a su guía e ignorar cualquier otro estímulo ambiental.


3. Lugar de caza: Este entorno, en cambio, es de energía alta y, como nuestro perro no caza sólo, ha de centrarse al menos en dos Targets: el guía, que dirige la cacería, y la presa (representada ésta en los entrenamientos por comida o por mordedor).



* COMIDA: La comida es un buen reforzador porque todos los seres vivos la necesitan para sobrevivir y porque todos los depredadores, el perro entre ellos, han de esforzarse por obtenerla: o se cazan presas vivas o se busca carroña. En realidad, es el mejor reforzador para iniciar la enseñanza de nuevos comportamientos,  porque frente a ella el perro se activa pero se autocontrola mejor que ante la presa que, por tener más movimiento, provoca mayor excitación.

Podemos empezar a trabajar con *C-C en los tres escenarios para iniciar cada comportamiento. Más adelante, cuando el perro haya aprendido el comportamiento y el clicker ya no sea necesario, sustituiremos la comida por un reforzador específico diferente en cada uno de los tres escenarios, ya que habrá que fijar un nivel de energía distinto según en el que se trate: exclusivamente reforzador ambiental (confort) y social (elogio de voz y caricia) en la casa (manada) y en la calle (tránsito a los terrenos de caza) y reforzador ambiental, social y de comida-presa en el escenario de caza, donde el perro aprende juegos con reglas, trucos y reglamentos de trabajo.

Huelga decir que para que el perro desee comida ha de tener hambre. Y tambien, que debe comer como lo haría si se encontrara en estado salvaje: cada vez con el ansia del que no sabe cuándo podrá volver a hacerlo.

Lo ideal sería que, durante todo el adiestramiento, el perro se ganara cada ración. De este modo, su pienso sería un buen premio. Pero como la falta de tiempo hace que no sea siempre posible practicar cuando se desea, conviene que la comida que se use en los entrenamientos sea especialmente apetitosa y que se dosifique en trozos pequeños para que el perro los trague rápidamente, sin pérdida de tiempo. Especialmente cuando se trabaja frente a distracciones  ambientales, es recomendable que el premio alimenticio sea muy atractivo para el perro. Por eso, y también para sorprenderle, se aconseja mezclar varios tipos de alimento en la ración a administrar.
Como norma general, la comida SIEMPRE debe seguir al Clic, incluso si el entrenador se equivoca y cliquea a destiempo.

Se puede premiar con comida de diferentes formas: con un trozo de la mano, con varios trozos seguidos de la mano, con un trozo arrojado al suelo, con varios trozos arrojados al suelo o incluso con toda la ración en el comedero a la vista y a cierta distancia del perro (trabajo del conflicto).



* PRESA: La presa se utiliza como reforzador sólo en el escenario de caza.

Los comportamientos que requieren compulsión y rapidez en su ejecución, tales como llamadas, giros, saltos, cobros, cambios de posición, etc., se deben reforzar con presa cuando ya se han aprendido con comida.

Cierto es que el perro se excita más ante la presa y que, como le cuesta más controlarse, es posible que, al principio, se equivoque. Pero no pasa nada. Bajando un poco el criterio de adiestramiento se logra enseguida subir el nivel.

Se aconseja disponer de varios objetos de presa y saber el orden de preferencia del perro. Los comportamientos de mayor dificultad o que requieran un esfuerzo mayor serán reforzados con los que más le gusten.

 


* REFUERZO SOCIAL: El refuerzo social se utiliza en los tres escenarios.

Es muy importante que, desde el principio, se premie al perro con voz y con caricia después de hacer clic. No hay que olvidar que, aunque el reforzador biológico sea la comida o la presa, conviene que el perro sienta que forma equipo con el guía. En caso contrario, acabaría trabajando con una actitud excesivamente egoísta, exclusivamente para conseguir su paga.



* REFUERZO AMBIENTAL: El refuerzo ambiental se utiliza en los tres escenarios. Es especialmente importante en casa y en la calle, entornos en los que no se refuerza con instinto (presa).

Para que los comportamientos aprendidos sean de utilidad en la vida real, se debe premiar con refuerzo ambiental. En este sentido, se han de construir rutinas específicas en las que cada acción del perro se encadene con lo que sucede a continuación. Así, el perro utiliza sus conductas para obtener lo que desea. Por ejemplo, en una rutina de paseo, el sentado del perro puede premiarse con ponerle el collar y la correa, lo cual se premia con abrir la puerta de la calle, lo cual se premia con permitirle traspasarla... y así sucesivamente.



* CLICKER: El clicker sólo se emplea para enseñar nuevos comportamientos y para perfeccionar los ya aprendidos.

Se debe retirar el *C-C de cada acción que el perro ejecute bajo comando. A partir de entonces se ha de continuar premiando con reforzador social, con reforzador ambiental o con presa, según el comportamiento y el escenario de que se trate.



* TIMING: Hay que desarrollar la habilidad física y mental necesaria para lograr un buen Timing. No olvidemos que el sonido "clic" fotografía el comportamiento. Hay qie hacer "clic" en el intante exacto porque, si se cliquea antes o después del momento que nos interesa, se premia otra cosa distinta.

Debe practicarse un buen Timing para reforzar cada acción y también debe mantenerse un buen Timing durante toda la sesión de entrenamiento. Para que el trabajo resulte vistoso hay que manejar las fases de movimiento y las pausas con un swing idóneo que mantenga siempre altas la motivación y la actividad del perro.



* CONCENTRACIÓN Y ACTIVIDAD: Como ya hemos dicho, tenemos que procurar que el perro esté concentrado y activo durante todo el tiempo de la clase de adiestramiento con clicker. Y debemos cuidar siempre mantener ambos en equilibrio: Si el perro está más concentrado que activo hay que moverle. Si por el contrario está más activo que concentrado hay que premiarle más cuando fije su atención.

Para que el perro no se distraiga, es mejor que llevamos a cabo las primeras sesiones de clickertraining en casa.

Y para que se muestre enérgico, los entrenamientos deben ser cortos, de no más de 3 minutos al principio y, quizás, de no más de 5 minutos como norma.

En los inicios, se debe cliquear cada 2 o 3 segundos y descansar cada 10 o 12 Clics para evitar que el perro se aburra. Se puede terminar la sesión con un trozo de comida, con un Jackpot (varios trozos seguidos), con el resto de la ración o con la presa, si estamos en el escenario de caza. Lo importante es que el perro acabe con un estado emocional de satisfacción y con un nivel de energía alto, porque el final de hoy es la referencia para el comienzo de mañana.



* CRITERIO DE ADIESTRAMIENTO: Un criterio es un nivel de exigencia concreto. Por ejemplo, en el ejercicio de mantener la posición de tumbado un criterio puede ser que el perro se tumbe (se premia instantáneamente con *C.C), el siguiente criterio que se aguante tumbado un segundo (*C-C), el siguiente que permanezca dos segundos (*C-C), y así sucesivamente.



* EL COMANDO "¡no... no! INFORMATIVO: Aunque los puristas del trabajo con clicker no son partidarios de emplear estímulos negativos, ni siquiera el no-no informativo (y lo escribo así, en minúsculas, para diferenciarlo del NO coercitivo, un auténtico castigo positivo condicionado que inhibe al perro), creo que es enormemente útil construir un comando que actúe como un marcador y que signifique para el perro algo así como "caliente-caliente". Cuando el perro desea acertar (y por tanto obtener el *C-C) y se equivoca, es mejor decirle "hummm, casi, casi..." que no hacer nada, porque así le resulta más fácil permanecer en la acción y demorar la recompensa sin caer en el desánimo.



* EL COMANDO "¡AP!": Es imprescindible enseñar al perro a permanecer concentrado, primero en parado y más adelante también en movimiento (en un desplazamiento al lado, por ejemplo) hasta que oiga el comando AP, seguido de liberación y de refuerzo social, de refuerzo ambiental y de refuerzo de comida o de presa, según los casos. AP es explosión, final, ¡Bingo!.



* EL COMANDO "¡FIN!": También hay que enseñar el comando "Fin", que significa que se acabó la sesión de adiestramiento. El comando "Fin" sería el último de los "AP".



* CAMBIAR DE ENTORNO: Para que se produzca el proceso psicológico llamado "Generalización" es necesario cambiar de entorno, entrenando en diferentes emplazamientos. Cuando se cambia de lugar, se produce un Condicionamiento Clásico de estímulos y queda asociado al mismo un determinado estado emocional. Si al perro le preocupa el ambiente no se puede centrar en el trabajo que deseamos llevar a cabo. El perro necesita descubrir que lo que sabe hacer aquí puede hacerlo también allí. Con seguridad. Por encima de lo que esté ocurriendo a su alrededor. Por eso es conveniente rebajar el criterio de adiestramiento cada vez que se trabaje en un sitio nuevo.

Cada ejemplar necesita su tiempo. Así, cada vez cuesta menos cambiar de escenario y, finalmente, se puede trabajar en cualquier lugar.




Ver También:
 

| Mas

<<< Volver