Residencia,Canina,Madrid,recomendada,Boadilla-del-Monte,Las-Rozas,Pozuelo-de-alarcón,Aravaca,Majadahonda,Valdemorillo,Sevilla-la-Nueva,Brunete,Perro,El-Escorial,Villanueva-de-la-Cañada,Villafranca, La-Finca,Montepríncipe,Montealina,Monterozas,Peñascales,adiestramiento,hotel

RESIDENCIA CANINA EN MADRID

ADIESTRAMIENTO DE PERROS

hotelcaninomadrid, hotelperrosmadrid, residenciacaninamadrid,centrocaninomadridccam99

Blog de Educación y de Adiestramiento Canino

ADIESTRAMIENTO CANINO: MICROMOLDEADO CON CLICKER

Por Arsenio Menchero


Moldeado-clickerEl moldeado libre (free shaping) es la técnica de adiestramiento canino consistente en lograr que el perro lleve a cabo una acción claramente predefinida, premiando las aproximaciones sucesivas a la misma.

Practicar moldeado libre enseña al perro a superarse resolviendo problemas, lo cual mejora su iniciativa, su seguridad y su autoestima y le hace más activo y más fuerte.

Un ejemplo de moldeado sería el juego infantil  “Caliente-Frío”, consistente en esconder un objeto y orientar con estas dos pistas al participante hasta que lo encuentre.

Se empieza asociando Clic-Comida (C-C). De esta forma, por Condicionamiento Clásico de Pavlov, se carga de significado el sonido del Clicker, que marcará el instante preciso de éxito del comportamiento. Clic supondrá que se ha obtenido el reforzador: la comida.

Luego se selecciona un comportamiento y se premia con C-C, lo que equivaldría al "Caliente" de nuestro ejemplo.

Los puristas del adiestramiento canino en moldeado libre únicamente entrenan con C-C, prescindiendo de señal informativa negativa. No se indica al perro que lo está haciendo mal para no restar energía a su trabajo.

Yo no estoy de acuerdo en que si se emplea un suave "No...No..." informativo el perro se inhiba necesariamente. Pensemos que es más difícil jugar al "Caliente", a secas, prescindiendo de la información que proporciona decir "Frío". Os aseguro que si el perro busca el acierto con buena actitud y no lo logra, decir suavemente "No...No...", que equivale a un ¡Mmmm... casi... casi! le hace persistir en el empeño y facilita su eficacia.

Lo primero que hemos de lograr es que nuestro perro se mantenga dinámico durante toda la sesión de clickertraining. Lo conseguiremos con un buen ritmo de reforzamiento (C-C cada 2 o 3 segundos) en las primeras clases. Después de unas cuantas, él solo aumentará sucesivamente su impulso durante el trabajo.

Es imprescindible tener muy clara nuestra meta, el comportamiento final exacto que deseamos obtener. Empezaremos “atrapando” el comportamiento grosero, en bruto, y lo iremos moldeado libremente hasta que alcancemos nuestras expectativas predefinidas. Durante el proceso, seamos exigentes en los planos físico (técnico, preciso, rápido), mental (atento, concentrado, tenso), social (haciendo equipo con el guía) y  emocional (motivado, alegre, seguro). Sólo buscando la perfección lograremos la excelencia.

Acciones sencillas, como sentarse, por ejemplo, resultan fáciles de capturar con C-C, sobre todo si el perro es proactivo y si se entrena en un escenario sin distracciones. Cuando descubre que una acción concreta es la herramienta que le permite conseguir el alimento,  empieza a realizarla cada vez con mayor seguridad y empuje. Es un proceso de Condicionamiento Instrumental (Skinner). Ahora realizamos moldeado libre del comportamiento en cuestión y, finalmente, lo etiquetamos con un Comando.

Para enseñar conductas complejas, en cambio, casi nunca es posible realizar moldeado libre. Es necesario recurrir a técnicas de direccionamiento: se empieza con Luring y se continúa con Targeting.

Cada comportamiento debe fraccionarse en secuencias. En cuantas más, mejor. En esto consiste el micromoldeado, en entrenar cada una por separado para luego unirlas. Mejorando cada una de ellas lograremos una mejoría del conjunto y, además, dejaremos  preparado el camino para que, en el futuro, podamos entrenar únicamente las que se hayan deteriorado.

Una acción simple, como sentarse, puede descomponerse en varias fracciones. Comportamientos complejos, como el ejercicio de traída de objeto (Apport), en muchas más.

Tengamos paciencia. No olvidemos que no siempre la ruta más corta es la más rápida. Disfrutemos del viaje, no nos limitemos únicamente a ansiar el destino.

Porque este método de adiestramiento en positivo se basa en la motivación. En la nuestra y en la de nuestro perro. Y en la técnica depurada. Tanto por nuestra parte como por la suya. Porque es un largo camino que requiere miles de repeticiones. Volvamos atrás cuantas veces sea necesario. Construyamos conductas sólidas. Practiquemos micromoldeado con nuestro perro y mantengamos abierta la puerta a un infinito campo de satisfacciones para ambos.


 

Ver También:


 

| Mas

<<< Volver