Residencia,Canina,Madrid,recomendada,Boadilla-del-Monte,Las-Rozas,Pozuelo-de-alarcón,Aravaca,Majadahonda,Valdemorillo,Sevilla-la-Nueva,Brunete,Perro,El-Escorial,Villanueva-de-la-Cañada,Villafranca, La-Finca,Montepríncipe,Montealina,Monterozas,Peñascales,adiestramiento,hotel

RESIDENCIA CANINA EN MADRID

ADIESTRAMIENTO DE PERROS

hotelcaninomadrid, hotelperrosmadrid, residenciacaninamadrid,centrocaninomadridccam99

Blog de Educación y de Adiestramiento Canino

Adios a mi perro

Por Maribel Menchero
 
 
 
MAÑANA…
 
Ni lo intentes.

Ni se lo cuentes.

Si no lo han tenido nunca, no podrán entender qué se siente.

Ese vacío que te deja conmocionado y sin saber qué hacer.

Esa tristeza que te deja sin fuerzas y sin ganas.

Tú lo sabes. Sabes que en tu vida puede haber muchos de ellos porque su ciclo es más corto que el de los humanos, su existencia más intensa, su mundo el que tú les has modelado.

“Porque eres responsable para siempre de lo que has domesticado”.

A lo mejor no era como lo imaginabas. Quizás no era como lo habías soñado. Pero desde el instante en que llegó a tu lado se convirtió en ese “y uno más” que condicionaba tantas cosas. Los horarios, las comidas, los paseos, las visitas al veterinario, las actividades posibles y las que se complicaban, las pequeñas/grandes satisfacciones, las renuncias.

Los aciertos  y los errores, algún que otro disgustillo, las risas, el redescubrir la alegría del juego, la educación –lo que quiera que sea-, el respeto, el poner las cosas en su sitio.

Llegar a casa y aparcar el cansancio y los enfados para cambiarte de calzado y pasar página de los sinsabores de la jornada. Lo primero es lo primero.

Nada más importante que la caricia.

Nada más eterno que cada instante.

Un equipo.

Por eso, cuando se muere el que ha sido tuyo, tu perro, sientes que pierdes todo lo que has sido, lo que habéis sido, lo que has tenido y lo que has hecho en los años en que ha estado a tu lado.

Ya no está con nosotros Bolinga. Un pastor, alemán (por raza), cántabro (por nacimiento), manzanareño ( por diversión) y cordobés (por afinidad con el otro miembro del equipo).

Se detienen las lagartijas y suspenden el vuelo los rabilargos. Y se quedan pendientes porque echan de menos la persecución y el ladrido.

Todos los colores y los sonidos se hacen eco de un vacío.

En un armario, los cacharros para la comida y el agua, el collar y la correa, la pelota, el juguete. En la esquina el espacio hueco de la colchoneta. En el jardín y en la casa, el silencio.

Una lista de cachitos de tu vida.

Bronco, Thor, Harry, Gala, Daimon…

Nuca, Marta, Tula, Ron…

Y otros tantos de los que ni siquiera sé el nombre pero significaron mucho para la gente que quiero.

Cada uno hace su propia lista y todas son una y a la vez distinta.

¿Quedan energías para cerrar el ciclo y estar dispuesto a abrir otro nuevo?

¿Ha nacido ya el que volverá a traer alegría y compañía?

Uf, ni lo pienses, ni lo cuentes.

Mañana…será otro día.

______________________________________________

PD de Arsenio Menchero

Tu perro, hermana, mis perros, Zorro el último de los que ya no están físicamente con nosotros, han marcado un poco nuestras vidas. Piensa que somos lo que somos porque ellos han estado con nosotros. Y, precisamente por eso, nunca morirán mientras los recordemos. Y porque al morir se cierra el ciclo que da sentido a la vida. Nadie se libra. Por eso hemos de tener energías para abrir nuevos capítulos, para tener a nuestro lado nuevos perros, nuevas ilusiones y nuevos proyectos. Como decía no recuerdo quién: "Se puede vivir sin perro, pero no es lo mismo". No esperemos a mañana.

 

| Mas

<<< Volver