Residencia,Canina,Madrid,recomendada,Boadilla-del-Monte,Las-Rozas,Pozuelo-de-alarcón,Aravaca,Majadahonda,Valdemorillo,Sevilla-la-Nueva,Brunete,Perro,El-Escorial,Villanueva-de-la-Cañada,Villafranca, La-Finca,Montepríncipe,Montealina,Monterozas,Peñascales,adiestramiento,hotel

RESIDENCIA CANINA EN MADRID

ADIESTRAMIENTO DE PERROS

hotelcaninomadrid, hotelperrosmadrid, residenciacaninamadrid,centrocaninomadridccam99

Blog de Educación y de Adiestramiento Canino

ADIESTRAMIENTO CANINO EN POSITIVO CON CLICKER

IDEAS CLICKER

Por Arsenio Menchero


CLICKER, CLICKER TRAINING EN MADRID







*C-C = Click Comida







1. Cargar el clicker: Al principio de la sesión es conveniente hacer una serie de *C-C cada dos o tres segundos, reforzando acciones sencillas del perro, siempre que exista concentración tensa o en movimiento. De esta forma se establece un buen Timing (ritmo de los movimientos y de las pausas) y se fomenta su actividad.

2. Señuelos: Si hacemos Luring, emplearemos comida como señuelo. Si practicamos Targeting al reforzador, podemos usar comida o presa (pelota, por ejemplo). Se debe premiar con la mínima cantidad de comida que resulte eficaz para mantener el máximo impulso y las ganas de trabajar del perro. Se puede llevar la comida encima, en un chaleco o en una riñonera o ponerla en un comedero. 

3. Trabajar en un ambiente sin distracciones: Especialmente en las primeras sesiones, hay que facilitar que el perro mantenga la atención en el trabajo.

4. Atención: No hay que caer en el error de estimular al perro. Al contrario. Hay que enseñarle a ser proactivo. Una buena estrategia para enseñarle a serlo es sentarle delante nuestro y no hacer absolutamente nada hasta que sea él quien pida trabajar. Entonces se empieza con *C-C. Así lograremos en pocas clases que se se conecte por sí mismo y que desee iniciar la sesión.  Atención, concentración y tensión vendrán solas con el tiempo.

5. Impulso: Hay que lograr que el perro se mantenga enérgico durante toda la sesión de adiestramiento. Para que no decaiga su impulsión hay que mantener un timing vivo durante toda la clase. Sesiones breves, de menos de 5 minutos y *C-C cada 2 o 3 segundos son las dos claves del éxito.

6. Rango de reforzamiento: Al principio se realiza un reforzamiento constante: cada acción se sigue de*C-C. Luego se puede pasar a trabajar con intervalo fijo (cada 2 aciertos, por ejemplo). Después se puede entrenar con intervalo creciente (1, 3, 6, 10 y vuelta a empezar). Pero lo mejor es que el reforzador sea impredecible, tanto en secuencia como en cantidad. Así se produce una expectativa más fuerte, porque así es como sucede en la naturaleza.

7. On-Off: Una vez que el perro ha aprendido activarse sin nuestra intervención, se trabaja un poco (10-12 *C-C) y se para. Ahora se le pide al perro que se mantenga en calma. Cuando se estabiliza, se vuelve a empezar. El objetivo es enseñarle a alternar periodos de "on" y de  off", para poder así establecer pausas durante la sesión de trabajo.

8. Precisión: La precisión se logra progresivamente, aumentando en cada sesión el criterio de adiestramiento. Los errores que el adiestrador comete con mayor frecuencia son:
    a. No dividir los comportamientos complejos en mínimas secciones (micromoldeado). Trabajar el comportamiento completo impide perfeccionar las partes.
    b. Subir el criterio de adiestramiento demasiado pronto, cuando el paso anterior aún no está suficientemente consolidado.
    c. No tener claro cual es el comportamiento perfecto que se pretende enseñar, premiando referencias parecidas pero inexactas.

9. Castigo: El entrenamiento con clicker, aunque evita el uso de la fuerza, no es solo un trabajo en positivo. Si el perro no acierta no recibe premio, lo cual es en sí mismo un tipo de castigo, denominado en psicología castigo negativo (ausencia del reforzador). En clickertraining no se emplea castigo positivo, que conlleva el empleo de un estímulo aversivo, tal como un tirón de correa. La ventaja del castigo negativo es que no produce miedo. La desventaja es que genera desánimo, y éste decrece el nivel de actividad.. Para evitar este inconveniente, cuando se produce un fallo hay facilitar enseguida que el perro acierte y recuperar el ritmo de *C-C cada 2 o 3 segundos. El "no-no" informativo es un recurso sumamente útil, aunque hay que decir que los puristas del método clickertraining no son partidarios de su empleo. Otro recurso eficaz es bajar el criterio de adiestramiento si el perro se equivoca repetidamente.

10. Los 4 estadios de aprendizaje:

  1. Aprender el comportamiento: en esta fase se empieza con Luring y, enseguida, se pasa a Targeting. Se premia con *C-C.
  2. Perfeccionar y generalizar el comportamiento: el comportamiento se pone bajo comando y se cambia de escenario. Se premia con *C-C.
  3. Aplicar el comportamiento: se trabaja con Comando o con Targeting, indistinta pero no simultáneamente, y se premia con Reforzador Social o con Reforzador de presa, según el escenario en que se lleve a cabo el trabajo. Ya no se utiliza el clicker en dicho comportamiento.
  4. Vivir el comportamiento: Cuando ya el perro es experto, el propio comportamiento resulta reforzante. Es el caso de disfrutar de dar un paseo, de jugar al frisbee, de rastrear, de practicar defensa, etc.     


11. Retirar el clicker: No hay que olvidar que el clicker solo se emplea, a corto plazo, durante la enseñanza de nuevos comportamientos y, a medio plazo, para perfeccionar comportamientos ya aprendidos (en este caso, habría que dividirlos en partes y trabajar cada una de ellas de forma separada mediante micromoldeado). Si se continúa reforzando con *C-C durante mucho tiempo la intensidad del comportamiento decrece progresivamente. A largo plazo hay que lograr solidez en los comportamientos. Por eso, cuando ya se está bajo control del comando se debe retirar el refuerzo clicker y sustituirlo por refuerzo social, refuerzo ambiental o refuerzo de presa, según el comportamiento de que se trate y el escenario en que se produzca.

12. No se debe usar nunca dos veces el Comando.  Si no se produce el comportamiento cuando se emplea el Comando ¡Es Grave!. Siempre es mejor volver atrás y disminuir el criterio de adiestramiento que repetir el Comando.

13. Adiestradores “lumping” y “splitting”: Los primeros son “agrupadores” y son malos. Los segundos, los buenos, son “los que dividen” en mini secuencias cada uno de los comportamientos que enseñan.

14. MÉTODOS. Son eficaces cualquiera de los tres métodos siguientes, descritos en cualquier tratado de psicología del aprendizaje:

  1. Método del 80% OK: Cuando se han producido 8 aciertos seguidos premiados con *C-C en dos sesiones consecutivas, se sube el criterio de adiestramiento de ese comportamiento.

  2. Método del 100%OK 1 MAL: Se aumenta el criterio de adiestramiento hasta que se produce un fallo. Entonces, se rebaja dicho criterio hasta cerca por debajo del nivel en donde ha ocurrido el error.

  3. Método de los 300 picotazos: El método de los 300 picotazos en el ejercicio de tumbado bajo comando, aumentando en 1 seg cada vez el criterio tiempo de permanencia, sería el siguiente: Tumbado-1 seg-*C-C / Tumbado-2 segs-*C-C / Tumbado-3 segs-*C-C / Tumbado-3 segs-SE LEVANTA--No hay *C-C y se vuelve a empezar de cero: Tumbado-1 seg *C-C / Tumbado-2 segs *C-C / Tumbado-3segs-*C-C, etc.


15. Gestión del estrés: El objetivo mas importante del entrenamiento del perro de competición es enseñarle a gestionar el estrés y a disfrutar haciéndolo. El estrés puede resultar gratificante y autoreforzante. La activación física, las novedades en el entorno o los cambios en la rutina para volver a ella, son estímulos positivos para el pero bien adiestrados que hacen que trabaje mejor. Bajo estrés positivo el perro se implica al máximo y trabaja con más compromiso y actividad. Cuando el perro  aprende a convivir con el estrés, disfruta manejándolo y se vuelve más seguro y mas fuerte.

16. Ejercicio relajante: Hay que consolidar un ejercicio que produzca un estado emocional de relax y calma. Un target de contacto mantenido con la nariz a la palma de la mano, o un tumbado entre las piernas, por ejemplo, pueden ser muy útiles para apaciguar al perro después de una sesión con un alto nivel de de compulsión y de estrés. Repitiéndo a diario dicho ejercicio de apaciguamiento, se condiciona un recurso que resulta muy eficaz para refrenar al perro antes o después de una exhibición o de una competencia.

 

Ver También:

| Mas

<<< Volver